CESAR MANRIQUE

No puede haber un blog sobre la isla de Lanzarote que no hable del artista Cesar Manrique, el “hijo predilecto de Lanzarote”, como lo nombra el Cabildo de Lanzarote en 1995. Fue pintor, escultor, arquitecto, ecologista, conservador de monumentos, consejero de construcción, planeador de complejos urbanísticos, configurador de paisajes y jardines.
Falleció a los 73 años en un trágico accidente de tráfico, el 25 de Septiembre de 1992, al lado de la Fundación Manrique, en Tahiche, a pocos kilometros de Arrecife. Las paradojas del destino determinaron que encontrara la muerte en un accidente automovilístico, cuando él detestaba la masificación de los vehículos. Toda su obra fue dirigida a la salvaguardia del medio ambiente. Cuando en la actualidad se construye algo que daña la belleza territorial de la isla, es fácil escuchar a alguien decir escandalizado “!!!Si Manrique viera esto, se revolvería en la tumba!!!“.
Nació en Arrecife en 1919 y desde pequeño dio señales de su habilidad para el diseño. La idea de construir respetando la belleza de la naturaleza la empezó a desarrollar cuando, con toda la familia, empezaron a veranear en Caleta de Famara, hoy conocida como zona de surf.
Después de terminar la carrera (estudió en la Universidad de Tenerife y en la de Madrid) fue a vivir a Nueva York en el año 1964. Cuando regresó de Nueva York, en 1966, se instaló definitivamente en su isla natal, con la intención de convertirla en el lugar más precioso del planeta.

JAMEOS DEL AGUA
En 1977, el Rey de España Juan Carlos I le concede la medalla de Oro al mérito turístico, y al año siguiente le otorga la “La Gran Cruz al mérito civil” por su labor ecológica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario