jueves, 9 de febrero de 2017

UNA ISLA DE CINE

Es así, Lanzarote es una isla de cine en todos los sentidos: por la belleza de sus paisajes, por el encanto que transmite su modelo arquitectónico único y singular y también porque ha sido y es un lugar cada vez más elegido por el rodaje de películas y series de televisión.

El último evento en este sentido es el rodaje de la serie The Black Mirror, una serie d televisión británica de ciencia ficción que en estas semanas está rodando su cuarta temporada en la isla de Los Volcanes. Para ser más exacta te diré que e ha rodado el 3 capítulo de la cuarta temporada en Playa Bermeja, dentro del Parque Natural de Los Volcanes, con el Timanfaya como fondo para las escenas.



El equipo técnico responsable de las grabaciones, incluidos los actores, maquilladores, etc, han pasado en la isla solamente unos 4 días, gastándose en total casi 270 mil euros. Se entiende entonces el impacto económico del turismo de cine, además de representar una excelente promoción turística para la isla.

El turismo cinematográfico esté en el punto de mira de nuestros representantes políticos y responsables de la promoción turística de la isla desde hace ya unos años. Y en el 2016 se propuso fomentar e implementar este tipo de turismo, gracias también al proyecto de Lanzarote Film Commission. Hay que ser conscientes de que una de las principales razones que llevan a grandes empresas del sector del cine a rodar sus películas en la isla (y en todo el territorio canario) es nuestro régimen fiscal especial, no exclusivamente la belleza de los paisajes. 

Una de las primeras peliculas rodadas en la isla es del 1966, cuando empezaba el boom turístico en Lanzarote. Se trata de Hace un millón de años , donde el paisaje salvaje de la isla resultó perfecto para representar el mundo pre-histórico. 

El paisaje lunar del Parque Nacional del Timanfaya ha servido de inspiración para el rodaje de Enemigo mío de 1985 . Y hace tan solo unos años Lanzarote ha sido el sitio elegido para rodar una de las grandes películas de habla española de los últimos años; estoy hablando de Los abrazos rotos (2009).

Siempre y cuando se respete el territorio y se fomente un turismo de calidad, un turismo que busca algo más que sol y playa, bienvenidas sean todas estas iniciativas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario