lunes, 11 de julio de 2016

LAS CUEVAS DEL TIMANFAYA

No hay turista que venga a visitar la isla de lanzarote y que se vaya sin haber visitado el Parque Natural del Timanfaya, donde se halla el único volcán activo de la isla, el mismo volcán que amenazó a los habitantes de la isla entre el 1730 y el 1736. Son los años de la gran erupción del volcán cuando la lava y las cenizas provocaron un gran desastre, que obligó a mucha gente a abandonar la isla porque ya no quedaba casi nada.
Este hecho desastroso es, hoy en día, el punto fuerte del turismo de la isla: el Parque Nacional del Timanfaya recibe cada año, más de un millón de turistas. Es el único volcán activo de la isla y, en el restaurante del parque, donde a diario llegan miles de turistas, hay un pozo donde se asa pollo con el mismo calor de la lava que está abajo.
En 2014, tras cuatro años de duros esfuerzos, se descubrió un tubo volcánico de al menos 14 km de extensión, una cueva laberíntica de origen volcánica, aún virgen y que a muchos recuerda el otro laberinto volcánico subterráneo de la isla, el de La Cueva de Los Verdes, aquel mismo laberinto que guarda desde hace décadas el secreto de Lanzarote.
La cueva volcánica del Timanfaya se encuentra en proximidad de otra más pequeña, de unos 2 km, pero que, a fecha de hoy, aún no ha sido del todo explorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario