miércoles, 6 de julio de 2016

LANZAROTE: ENTRE SENDERISMO Y TRANQUILIDAD


100_2008


Son muchos los rincones de Lanzarote que unen la vida activa a una vida más relajada y a contacto con la naturaleza. Entre ellos destaca uno en particular, en el sur de la isla entre Femés y Puerto Calero.
Playa Quemada, un rincón poco conocido turisticamente y que guarda aún intacta la esencia pura de la vida en la isla de Lanzarote: pequeñas casitas blancas con patio y jardín a la orilla del mar, total tranquilidad y la pesca como principal medio económico.
Aquí el boom turístico e inmobiliario parece no haber llegado y, sinceramente ¡espero que nunca llegue! Hay que venir con los zapatos adecuados, ya que la playa es de rocas y piedras, todas de color negro de origen volcánico (de ahí el calificativo de “quemada”) y también en el fondo del mar la arena brilla por su ausencia. 
100_2009Debido a su posición geográfica, esta pequeña aldea está al reparo de los constantes vientos que caracterizan el resto de playas de la isla de Lanzarote, y eso la convierte en el sitio perfecto para tomar el sol y disfrutar de la inmensidad del océano.
Playa Quemada es también zona de senderismo: aquí empiezan y acaban dos de las rutas más emblematicas de la isla de Lanzarote. La primera es la que une Playa Quemada a Playa de Papagayo, atravesando todo el parque de Los Ajaches. La segunda, con trayecto más corto y de menor dificultad, une Playa Quemada a Puerto Calero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario