martes, 12 de julio de 2016

OVNIS Y DIABLILLOS EN MONTAÑA ROJA

Ayer, a primeras horas de la mañana, antes de empezar a trabajar, quise disfrutar de unos momentos de calma y relax. Fui en coche hasta la punta extrema de Playa Blanca: Faro Pechiguera.
Cada vez que vengo a ese lugar, la fuerza de las olas contra las rocas me impresiona y nace dentro de mí un sentimiento de respeto hacia la naturaleza. A menudo se escucha en las noticias locales de algún cuerpo hallado en proximidad de esta zona que, desde este punto de vista, es la más peligrosa de la isla.
Montaña Roja vista desde Los Ajaches
Al norte de Faro Pechiguera y en una zona que domina todo Playa Blanca se halla un volcán extinto, llamado Montaña Roja. El nombre se debe al color rojizo de su tierra, causa de la oxidación a lo largo del siglo. Es fácil acceder a este volcán por cualquiera de sus laderas; de hecho es una de las rutas de senderismo de la isla. Muchos hoteles organizan pequeñas excursiones hasta la cumbre del volcán, cuyo punto más alto mide 196 metros.
Hasta hace unos cinco años, yo también organizaba estas excursiones con los clientes de uno de los hoteles cercanos al volcán. Una vez por semana, subía a lo alto de la montaña, y cada excursión era diferente, cada subida al "monte" te regalaba momentos inolvidables, cada vez el entorno parecía ser diferente. La formación de este volcán es anterior a la última erupción del Timanfaya, en 1730. Tiene un cráter (al que se puede acceder con mucha facilidad) de 50 metros de profundidad y 350 metros de diámetro.
Desde la cumbre de Montaña Roja las vistas son espectaculares y únicas: en la parte sur se aprecia toda la costa meridional de la isla, desde la punta de Faro Pechiguera, hasta las famosas Playas de Papagayos. En la zona este se extiende Playa Blanca en toda su hermosura, con sus casas todas de color blanco y puertas y ventanas azules, sobre un terreno negro, color de la lava. Si las nubes lo permiten, las vistas desde la zona noroeste de la montaña son aún más espectaculares: es posible apreciar toda aquella parte de costa que va desde Faro Pechiguera hasta El Golfo, pudiendo apreciar la zona de Las Salinas y de Los Charcones.
Existen muchas historias y leyendas sobre este volcán. La población local asegura que, en las noches de luna llena, el cráter del volcán se convierte en sede para ritos de brujería y encuentros satánicos. Hay quien define el cráter de Montaña Roja como “el sendero del diablillo”, el mismo diablillo simbolo de la "isla de Fuego", ese diablillo que rodea la carretera de Yaiza a Tinajo, la que pasa por el Parque Natural del Timanfaya. ¡Qué extraña coincidencia! Personalmente siempre he creído que las coincidencias a menudo no son casuales…
En las centenares de excursiones que he realizado personalmente he podido apreciar un detalle algo peculiar. El terreno del cráter es de color rojizo, con algunas pequeñas zonas que asumen un color verde después de los (pocos y raros) días de lluvia. Pero en el centro del cráter hay un circulo de color negro, la misma tonalidad de color que es posible apreciar después de una hoguera… Y aquí lo dejo. Cada uno que deje libre curso a su imaginación…
Otra de las leyendas sobre Montaña Roja es la que afirma que este volcán ha podido ser, y quizás siga siendo, zona de avistamientos OVNI. Los apasionados de este tema seguramente sabrán que todas las Islas Canarias son objetos de estas leyendas, creencias o como queramos llamarlas. Hasta un famoso programa de televisión (Cuarto Milenio, para ser precisos) ha dedicado un especial a los avistamientos OVNI en Montaña Roja. Entre los apasionados del tema es conocido el caso del supuesto avistamiento OVNI el 5 de marzo de 1979; aparentemente este “avistamiento” era el pasaje de un misil estadounidense (una primera versión) o de un misil ruso (otra versión de los hechos). Lo que si está claro es que hay imágenes, fotografías sobre estos acontecimientos y, como siempre, cada uno es libre de opinar.
Yo personalmente dudo de estas teoría de los extraterrestres, aunque es cierto que un conocido, hace poco más de un año, me comentó que, en pleno día (eran las 3 de la tarde), mientras iba en coche por la zona de Montaña Roja, vio algo que emanaba una luz intensa, la siguió con su coche hasta que desapareció de repente a unos pocos kilómetros…
Creo que nunca podremos saber la verdad sobre estos hechos. Y quizás el misterio que rodea dichos acontecimientos es el mismo que infunde un aire y unas características únicas al volcán Montaña Roja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario