martes, 5 de julio de 2016

EL SECRETO DE PLAYA BLANCA

Si vienes de vacaciones a la isla de Lanzarote, todas las principales agencias de excursiones te aconsejarán visitar La Cueva de Los Verdes, unas grotas de origen volcanicas que guardan el secreto de Lanzarote. Por supuesto no voy a desvelarlo aquí. Si no lo conoces ¡tendrás que visitar las cuevas para descubrirlo!.
Sin embargo, nadie habla del secreto de Playa Blanca, menos oculto que el anterior pero igualmente cargado de magia. Estoy hablando de Los Charcones, piscinas naturales situadas en la costa suroeste de la isla, dentro del territorio de Playa Blanca
los charcones de Lanzarote
Llegar a esta zona no es dificil, pero hay que extremar la cautela, puesto que se trata de una zona con muchas rocas y resbaladiza. Puedes llegar andando: por el paseo maritimo de Playa Blanca hasta el Faro de Pechiguera y de ahí seguir el camino. También puedes llegar en coche, aparcando cerca del que es considerado el último hotel de Playa Blanca, el Hotel Coral Beach, y ahí ya estás al principio de las piscinas naturales.

Los Charcones empiezan en la parte oeste de Playa Blanca y siguen hasta el noroeste, dirección Salinas del Janubio; la parte más atractiva de todas las piscinas es la que se encuentra frente al "hotel abandonado", un hotel que se empezó a construir en los años 70 del siglo pasado y que nunca se llegó a terminar.
Atardecer sobre Faro Pechiguera visto desde el centro de Playa Blanca
Toda la zona de Los Charcones es (y no podría ser de otra manera) de origen volcanica, consecuencia de las erupciones del volcán del Timanfaya. Hay que recordar que toda la costa de Playa Blanca, hasta Las Salinas y Los Hervideros, se ha formado como consecuencia de los residuos de piedras y tierra que la lava llevaba consigo en su camino hacia la costa, además de ser fruto de la acción erosiva del oceano y de los vientos, muy fuertes en la costa suroeste de la isla.

100_2247
Para mí, el mejor momento del día para visitar esta zona es, sin duda alguna, el atardecer: los reflejos de los últimos rayos de sol sobre estas aguas cristalinas te regalarán un efecto de luces y colores maravilloso.
Dependiendo de las condiciones de la marea y de las olas (que aquí suelen ser altas y fuertes) podrás disfrutar de estas piscinas naturales de diferentes maneras. A mi aviso, es el lugar perfecto para descansar la mente, desconectar del caos de la zona turistica y cargar las pilas, estando a contacto directo con la naturaleza más pura, autentica y salvaje de la isla de Lanzarote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario