jueves, 7 de julio de 2016

EN EL CORAZÓN DEL ALOE VERA

En el norte de la isla, en el municipio de Haría, en la carretera que lleva a Orzola, a la Cueva de los Verdes o a Jameos del Agua, se encuentra este pequeño y encantador pueblo: Arrieta.
Muchos turistas llegan aquí por casualidad, porque en muchos mapas de la isla ni siquiera está señalado como centro de interés turístic, solamente algunos mapas lo promocionan por el Museo de Aoe Vera de Lanzarote.
Pero Arrieta es mucho más que Aloe Vera, es un oasis de paz y serenidad, un pueblo alejado del estrés de otros lugares de playa, de la presencia masiva de turistas, del ruido en general. Es un pueblo que aún guarda y respeta las normas arquitectónicas lanzada por el genio e hijo predilecto de la isla Cesar Manrique, cuya casa museo se encuentra a pocos kilómetros de aquí, en Haría.
Un pueblo caracterizado por estas pequeñas casa blancas, con puertas y ventanas de color verde o azul, con sus balcones decorados con flores y plantas, y alguna construidas sobre las rocas frente al mar.


Puedes aprovechar para tomar el sol y bañarte en las aguas del océano en la pequeña playa de La Garita, la única playa de arena fina de Arrieta, y luego almorzar en cualquiera de los restaurantes del pueblo, todos con terrazas al mar que te regalan unas vistas preciosas: el rumor de las olas del mar contra las rocas es un fondo musical relajante que acompañará tu estancia en cualquier de los restaurantes que elijas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario