miércoles, 29 de junio de 2016

PLAYA BLANCA: CENTRO DE LA MULTICULTURALIDAD

Desde que llegué a Lanzarote, he fijado mi residencia en Playa Blanca, un pequeño pueblo marinero en la zona sur de la isla, con fantásticas vistas a las cercanas islas de Fuerteventura y Los Lobos.
Una de las callejuelas que llevan a la avenida marítima
UNA DE LAS CALLEJUELAS QUE LLEVAN A LA AVENIDA MARÍTIMA
Es el centro turístico que ha conocido el mayor desarrollo en losúltimos veinte años; en la actualidad hace directa competencia a otro centro turístico isleño que este año cumple sus primeros 50 años como destino turístico, Puerto del Carmen.
En Playa Blanca los turistas y los residentes se unen hasta fundirse, cruzan sus caminos por las calles, por los locales y los comercios; viven en simbiosis pero al mismo tiempo diferenciándose en mutuo y reciproco respeto.
El centro del pueblo en sí es pequeño, caracterizado por un gran número de negocios de souvenirs y electrónica, de restaurantes, bares y cafeterías. En todas las callejuelas paralelas a la principal Avenida Papagayo, es posible vivir y respirar la esencia pura de lo cotidiano, la misma esencia de la que se nutren sus casi 12.000 habitantes.

detalle de una callejuela
Detalle de Playa Blanca
A pesar de la tranquilidad que se respira en todo el pueblo, Playa Blanca es el sitio perfecto para los amantes de la vida activa y del deporte. Son muchas las rutas de senderismo que tienen su punto de salida en aquí: entre ellas el camino que lleva a Femés y el más conocido Camino de Los Ajaches. 
Para los amantes del paseo no hay nada más precioso que pasear por la Avenida Marítima, que recorre el pueblo de punta a punta, desde la zona de Las Coloradas hasta Faro Pechiguera; unos 7 u 8 Km que pueden ser considerados una terraza con vista constante a Fuerteventura; un paseo que, en cualquier punto de su recorrido, regala unos atardeceres únicos e inolvidables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario